¿El país está listo para enfrentar flujo de carga marítimo?

Colombia ha invertido en desarrollo de puertos, pero ha descuidado en gran medida las vías marinas, necesarias para que los barcos puedan llegar seguros a puertos.

De acuerdo con cifras oficiales, Colombia tiene 10 acuerdos de libre comercio vigentes, uno suscrito y 5 en curso de negociación.

Entre estos se cuentan un tratado vigente con Estados Unidos y otro en perspectiva de negociación con China.

Estos tratados tienen del otro lado a las dos primeras economías del planeta y dos de los cuatro socios más importantes del país en materia comercial.

Tres países en Latinoamérica han seguido caminos similares al nuestro en el plano comercial.

El análisis de la variación de sus flujos nos puede dar una idea de lo que afrontaremos en un futuro. Chile, por ejemplo, durante el año siguiente de entrada en vigencia de los TLC's, aumentó sus flujos comerciales totales con EE. UU. y China en 22,5 por ciento y 46,5 por ciento respectivamente.

México, por su parte experimentó un aumento de 370,5 por ciento en el flujo comercial total con EE. UU. 6 años después de la entrada en vigencia del TLC con este país. Perú, por otro lado, reportó un aumento en los flujos con EE. UU. de 40,7 por ciento durante el siguiente año de entrada en vigencia del tratado.

En caso de Colombia las proyecciones más conservadoras asociadas al efecto del TLC con EE. UU., asumen un crecimiento adicional al esperado en los flujos comerciales de 4,63 por ciento, para las exportaciones y 7,13 por ciento para las importaciones.

Por otro lado, si suponemos que en la eventual entrada en vigencia de un TLC con China, el país experimentará cambios similares a los proyectados en su momento para Chile, podemos esperar que en el 2018, con los dos tratados vigentes, el comercio exterior colombiano tenga un crecimiento del 61 por ciento con respecto al nivel de comercio actual.

Este porcentaje supone que nuestro país pasará a tener un flujo comercial de 251,5 millones de toneladas, 98,1 por ciento de las cuales se moverá por vía marítima.

Bajo estas condiciones, la pregunta obvia es si Colombia cuenta con la infraestructura marítima necesaria para afrontar este importante aumento en el influjo de carga y tráfico de embarcaciones.

Para responderla, es necesario concentrarse en las dos partes de la cadena logística comercial: puertos y vías marítimas.

Nadie puede negar que el país haya logrado avances sustanciales en lo que tiene que ver con el mejoramiento de sus indicadores de eficiencia portuaria.

De acuerdo con datos proporcionados por la Unctad, entre el 2004 y el 2011, Colombia logró incrementar su Índice de Conectividad del Transporte Marítimo (Ictm) en 46 por ciento.

En la actualidad, nuestra capacidad en movimiento de contenedores nos pone por delante de Perú, Chile y nos acerca cada vez más a México.

A pesar de este desarrollo, el avance asociado al mejoramiento de las vías marítimas ha sido prácticamente nulo.

De acuerdo con el DNP, en el 2011, la inversión del país en seguridad marítima ascendió a escasos 7.000 millones de pesos, mientras el monto destinado a seguridad aérea fue del orden de 455.000 millones.

Un nivel de inversión como ese resulta irrisorio si se considera que la entrada en vigencia del TLC con Estados Unidos y un eventual tratado con China podrían elevar el número de arribos de embarcaciones al país en el 2018 en un 29,7 por ciento.

Además, debe tenerse en cuenta que no solamente tendremos un mayor número de buques circulando por nuestras aguas y aproximándose a nuestros puertos, sino que su tamaño y peso también será considerablemente mayor.

De acuerdo con cifras de Lloyd's Intelligence, las embarcaciones dedicadas a transportar carga general, granel y contenedores están en el top 5 de las mayores generadoras de número de incidentes, siniestros y accidentes alrededor del mundo.

Precisamente, se trata del tipo de naves que más arriban a las zonas portuarias colombianas y que tienen el más alto prospecto de crecimiento de tráfico en un escenario con TLC's vigentes. De acuerdo con la Organización Marítima Internacional (OMI), entre el 2004 y el 2011, nuestro país ha incrementado en 75 por ciento el número de incidentes marítimos asociados a sus 5 principales capitanías de puerto.

En síntesis, podemos afirmar que todo lo que hemos hecho hasta la fecha es invertir en puertos, pero nos hemos olvidado completamente de que las embarcaciones deben viajar por vías marítimas para llegar a los terminales, olvidando que es necesario invertir en la seguridad para garantizar su arribo seguro.

Nuestra situación es tan dramática que, debido los inocuos niveles de inversión, en la actualidad, nuestro país no cumple con alrededor del 50 por ciento de los estándares internacionales establecidos por la Asociación Internacional de Ayudas Marinas a la Navegación y Autoridades de Faros (IALA).

Las consecuencias de rezagar la inversión en las vías marítimas pueden ser dramáticas para el país. Los riesgos y las demoras son dos factores determinantes de los costos del trasporte marítimo.

De acuerdo con Usaid, un incremento en los costos de transporte de 10 por ciento puede reducir el valor exportado de un país hasta en 7,48 por ciento y el efecto aumenta cuando se trata de destinos más lejanos. Bajo estas condiciones, podría verse comprometida la competitividad de nuestros productos en el marco de mercados tan importantes como Asia Pacífico.

La conclusión asociada a este panorama es obvia, la cadena marítima no se suscribe exclusivamente a puertos.

Por lo tanto, es necesario que el gobierno y el equipo encargado de la implementación de los tratados incluyan en su agenda las inversiones en vías marítimas como un tema de carácter prioritario. De otra manera, no podremos asegurar los resultados que esperamos por cuenta de este proceso de apertura comercial.

Por:  Armando Ardila
Director de Proyectos de Teknidata Consultores
www.portafolio.co

 


Fecha: 09 de Julio de 2012
Califique esta publicación
Puntuación: / Votos: 0

 COLOMBIA        COSTA RICA         ECUADOR       EL SALVADOR       GUATEMALA       MEXICO

                           PANAMA         PARAGUAY         PERU        REPUBLICA DOMINICANA         URUGUAY