Expectativas y retos que trae el TLC con Europa

Aunque el viernes pasado el Consejo de la Unión Europea dio su aprobación al Tratado de Libre Comercio con Colombia y Perú, esto no quiere decir que ya todo esté definido para que entre en vigencia. Ahora falta lo que puede ser considerado lo más difícil del proceso: que sea ratificado por el Parlamento Europeo, que incluye a cada país miembro con sus distintos intereses.

Es evidente que en Colombia este tratado ha generado grandes expectativas en varios sectores. Apenas se produjo la noticia de su aprobación, el presidente Santos señaló en su cuenta de Twitter que "eso significa más empleo para los colombianos".

Florian Koch, director del Instituto de Estudios Europeo de Uninorte, realizó una investigación sobre las expectativas que se han plasmado durante estos años en la prensa colombiana sobre el TLC con Europa, y encontró que hay principalmente una asociación con el crecimiento económico que se espera traiga para el país.

"Se habla de que habrá más exportaciones, más puestos de trabajo, en general, un mejoramiento de la economía", dice Koch. Se podría decir que el común denominador de los colombianos tiene una opinión similar, si bien una de las cosas más impredecibles con acuerdos de este tipo es hablar de garantías positivas.

Pero más allá de las expectativas, existen unas variables que son importantes tener en cuenta si queremos que este TLC y los demás que se encuentran en curso sirvan para impulsar nuestro desarrollo.

En este sentido, en el marco de la Cátedra Europa que se realizó durante esta semana en Uninorte, el Simposio: "El TLC entre la Unión Europea y Colombia-Perú", fue el escenario propicio para reunir a expertos en el tema para que profundizaran sobre aspectos fundamentales de este acuerdo comercial que se viene trabajando desde el año 2007.

"No es cuestión de prioridad".  Colombia y en general América Latina, hoy en día tienen una economía estable que las hace interesantes para inversionistas de todo el mundo, mientras que en Europa la crisis todavía tiene en vilo a sus gobernantes e inconformes a sus ciudadanos. Se podría inferir que son dos regiones que en estos momentos tienen intereses distintos, una busca crecimiento sostenible, en el caso de América Latina, y la otra, estabilidad económica, en el caso de Europa.

Para Juan Pablo Milanese, profesor investigador de la Universidad Icesi y quien participó como conferencista en el Simposio, de la misma forma que Europa no es una prioridad para América Latina, esta tampoco lo es para Europa. Sin embargo, esto no quiere decir que no haya que prestarle atención a otros lugares.

"No hay que confundir el tema de las prioridades con concentrarse únicamente en las prioridades. Evidentemente hay prioridades mayores para la política exterior y económica colombiana, pero eso no significa que hay que descuidar otros escenarios que también pueden ser importantes", señaló Milanese.

De parte de Europa, la coyuntura actual de crisis puede jugar en contra de una ratificación rápida. Aunque todo apunte a que en septiembre próximo en la plenaria europea se vote a favor, según Milanese, la fuerte recesión que se vive en el Viejo Continente puede producir una percepción, en las sociedades europeas, que termine perjudicando y genere resistencia sobre acuerdos de este tipo.

Barranquilla y el TLC.  En cuanto a la ciudad y las posibilidades que traerá consigo el TLC con Europa, son muchos los retos que tendremos que afrontar, pues un acuerdo comercial con economías desarrolladas puede traer tanto beneficios como perjuicios, dependiendo de la capacidad de nuestro aparato productor y exportador.

Tatyana Orozco, directora de Probarranquilla, quien participó en la sesión del Simposio sobre implicaciones para Barranquilla, considera que los TLC le van a brindar a la ciudad una estabilidad en las normas de juego, lo que servirá para que más empresas se atrevan a invertir en ella.

"En materia de competitividad tenemos que ser una ciudad mucho más moderna, tenemos que simplificar trámites, mejorar la infraestructura vial, ser más competitivo inclusive en estructura portuaria, buscar mayor conectividad en nuestro aeropuerto", enumera Orozco.

Lo cierto es que tanto la Alcaldía de Barranquilla como la Gobernación del Atlántico ya están haciendo la tarea. Pero falta que se siga ahondando en la capacitación de nuestro recurso humano para que haya disponibilidad de mano de obra y el empleo que se genere sea de calidad.

Por: elheraldo.co 


Fecha: 20 de Marzo de 2012
Califique esta publicación
Puntuación: / Votos: 0

 COLOMBIA        COSTA RICA         ECUADOR       EL SALVADOR       GUATEMALA       MEXICO

                           PANAMA         PARAGUAY         PERU        REPUBLICA DOMINICANA         URUGUAY