En la mira del narco mexicano

Los cárteles mexicanos del narcotráfico han puesto en la mira a Bolivia, país ubicado en el corazón geográfico de Sudamérica, donde, según un reporte de la DEA estadunidense, han establecido alianzas con clanes locales para el tráfico de droga hacia Europa y Estados Unidos. Un alto funcionario del gobierno boliviano admitió que el cártel mexicano de Los Zetas  ya tiene nexos en esa nación andina-amazónica.

Aunque el zar boliviano antidroga, Felipe Cáceres, repite con insistencia a la prensa que "como gobierno descartamos de manera categórica la presencia de cárteles, puesto que los cárteles tienen una estructura militar", admitió que clanes familiares de traficantes locales tienen contactos con  Los Zetas .

"Tenemos información de Inteligencia (del Estado boliviano) de que hay conexiones con clanes familiares y narcotraficantes que tienen conexiones con el PCC (Primer Comando Capital) de Sao Paulo y con el Comando Vermelho de Río de Janeiro. Se tiene alguna información del cártel de  Los Zetas : son conexiones, tienen contactos y operan", admitió.

Una ola de asesinatos por ajuste de cuentas, en la que mayoritariamente están involucrados colombianos, y eventualmente rusos, marcan la pauta de que mafias internacionales están operando en el país, en especial en la ciudad de Santa Cruz, la de mayor desarrollo económico, dijo a  MILENIO  una fuente oficial a condición de anonimato.

Según datos de la policía, traficantes de Colombia y Perú utilizan la amplia geografía de Bolivia, de 1.098,581 Km2, mayormente deshabitada, para el contrabando de droga hacia Brasil y Argentina y Paraguay, y de ahí rumbo a Europa y Estados Unidos.

"Por su vasto territorio, Bolivia pudo haberse convertido en el sanctasanctórum de los narcotraficantes internacionales", dijo a  MILENIO  un jefe policial de una legación europea.

De hecho, Bolivia es "el neto abastecedor del mercado sudamericano" de cocaína, según el peruano César Guedes, representante local de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (Onudc). "Sobre la droga boliviana, se sabe que apenas el 1% de la droga que sale del país va al mercado estadunidense. Bolivia es el neto abastecedor del mercado sudamericano, y otra parte va a Europa", según Guedes.

Convertido en país de tránsito, Bolivia es la cabeza de playa para la droga de Colombia y Perú que va hacia el mercado sudamericano.

En global, el negocio de la cocaína mueve anualmente alrededor de 85 mil millones de dólares en Perú, Colombia y Bolivia, de los cuales entre 300 y 700 millones queda en territorio boliviano. "Hay distintas cifras del papel del narcotráfico en la economía boliviana. Se calcula que en promedio entre 1.5% y 3% del total de la economía (estimada en 17 mil millones de dólares) puede venir de ingresos del narcotráfico", reconoció el vicepresidente del país andino Álvaro García Linera, un matemático graduado en la UNAM.

Esta inyección de recursos "sumada a la bonanza de la economía por los precios internacionales de las materias primas" puede explicar de alguna manera el espectacular crecimiento de construcción de unos 300 edificios en Bolivia, especialmente en Santa Cruz y La Paz.

De acuerdo a cálculos extraoficiales, el  lavado  de dinero del narcotráfico contribuye grandemente a crear esta "burbuja inmobiliaria". Un estudio privado sobre construcción destaca que "no deja de llamar la atención que aproximadamente siete de cada diez personas adquieren los departamentos al contado y sin respaldo de alguna entidad financiera".

Las autoridades bolivianas han manifestado que la lucha contra el narcotráfico debe encararse se manera conjunta y han convenido con Brasil, país con el que tiene una frontera de 3,100 km, en una mayor vigilancia de la zona limítrofe mediante vuelos no tripulados, uso de radares e incluso ejercicios militares conjuntos.

En previsión de un eventual desembarco de cárteles, a fines de este año, Bolivia y México acordaron estrategias para intercambiar experiencias para combatir a las redes internacionales del narcotráfico.

Según la DEA -cuyos agentes fueron expulsados del territorio boliviano por el gobierno de Evo Morales en 2008- Bolivia es atractiva para los cárteles mexicanos debido al incremento de la producción de coca.

Entre 2006 -año en que asumió Evo Morales, un ex dirigente sindical cocalero-. y 2010, las plantaciones de coca crecieron 30% hasta llegar a las 31 mil hectáreas, según la Onudc. Su potencialidad para producir cocaína aumentó en ese lapso de 110 a 190 toneladas métricas.

Por: impreso.milenio.com


Fecha: 15 de Diciembre de 2011
Califique esta publicación
Puntuación: / Votos: 0

 COLOMBIA        COSTA RICA         ECUADOR       EL SALVADOR       GUATEMALA       MEXICO

                           PANAMA         PARAGUAY         PERU        REPUBLICA DOMINICANA         URUGUAY